Hemeroteca de prensa

Los robots inteligentes con o sin ruedas protagonizan el CES

El Mundo

 

Basados en la inteligencia artificial, son las estrellas de la feria de electrónica de Las Vegas

 

El CES, la Feria de Electrónica de Consumo más importante del mundo, se celebra estos días en Las Vegas hasta el próximo 12 de enero. En medio de todas las tendencias y gadgets, el automóvil ya es una parte fija e importante del evento, contando con un pabellón para él solo.  Una veintena de fabricantes de coches como BMW, Byton, FCA, Ford, Kia, Honda, Hyundai, Mercedes-Benz, Nissan e Toyota, además de varios proveedores de enorme importancia en este tipo de tecnologías (como Bosch, Panasonic, Qualcomm, Nvidia, Faurecia, ZF, Aptiv [ex-Delphi], están presentes en la edición de este año.

La inteligencia artificial (AI) es la protagonista de esta edición del CES. Y necesita la velocidad de transmisión de datos 5G que debe implementarse ya en 2018. Esta afectará a la realidad aumentada (AG), la realidad virtual (VR), la voz como herramienta de comando principal de todos los aparatos que usamos, la terapéutica digital (DT) y todo lo que permite que se estén generando ciudades inteligentes en los países más desarrollados del mundo.

El 5G impulsa la robótica porque la superior velocidad de transmisión de datos y los más potentes procesadores y sensores generan robots que aprenden constantemente hasta el punto de que algunos científicos de los más prestigiados del mundo –con el científico Stephen Hawking a la cabeza–, creen que la humanidad puede estar creando un potencial enemigo que puede llevar a su extinción. Más que nada porque si los robots están en constante aprendizaje pueden, el día menos pensado, decidir que ya no precisan de su creador y eliminarlo.

Así el automóvil se da por descontado que estará conectado y que será electrico (o electrificado). El vehículo interactuará con el conductor, como la propuesta de Nissan por la que el coche interactúa con el cerebro del que lo dirige para aumentar su seguridad anticipando sus reacciones, o mejorando su vida a bordo. Y lo mismo hará con su entorno, siendo un acto más de la vida cotidiana de las ciudades inteligentes.

En 1960, un tercio de la humanidad vivía en las ciudades. Hoy en día es la mitad; y en 2050 superará los dos tercios. Esto se traduce en que la gente pasará un sinfín de horas al volante y en los numerosos atascos, y con unos controles de velocidad más exhaustivos.

Esto se traducirá en que los avances del denominado hardware del coche, el chasis y sus prestaciones dinámicas, cederán protagonismo al software.

Hace dos años, la consultora Accenture hizo un estudio en EEUU que reveló que para un 39% de usuarios que habían comprado un coche recientemente, el tipo de contenidos conectados ya era más importante que cualquier otro argumento en su decisión de compra (color de coche, diseño, marca o motor incluidos). Una tendencia que se intensifica año a año y que se muestra imparable.

Esta conectividad es el chocolate del loro del automóvil. Genera nuevos servicios de software que son los que han desencadenado que tecnológicas y fabricantes de automóviles cooperen en el desarrollo del vehículo conectado y cada vez más autónomo: es el futuro del negocio del sector, según los expertos.

Medidor de la importancia del automóvil en el CES es la aparición de oradores estrella del sector. Este año el protagonista ha sido Jim Hackett (ver información adjunta), consejero delegado de Ford, que ha acompañado a Brian Krzanich (CEO de Intel), Richard Yu (CEO de Huawei). En anteriores ediciones, estuvieron presentes, Carlos Goshn, presidente de la Alianza Renault-Nissan, Dieter Zetsche, consejero delegado de Daimler, o el antecesor de Hackett, Mark Fields.

Compartir

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn


X