Hemeroteca de prensa

Lockheed Martin se cae del concurso americano en el que participa Navantia

[Vía Diario de Ferrol]

La corporación abandona el proyecto de diseño para centrarse en el sistema de defensa de las fragatas

El grupo naval público Navantia perdió recientemente a uno de sus mayores competidores en el concurso de diseño para el proyecto FFG(X) de la Armada estadounidense. Según informó ayer el medio especializado “USNI news”, Lockeed Martin, que participa en el contrato no solo como diseñador, sino también como constructor, comunicó al ejército la pasada semana que no continuaría en la competición para centrarse en los sistemas de defensa de los buques –el COMBATSS1, una evolución del Aegis, el sistema de lanzamiento vertical Mk-41 o las plataformas de guerra submarina y electrónica–, que sí fabricará.

“Tras evaluar todas las áreas [en las que van a participar], hemos decidido no incurrir, como contratista principal, en el diseño detallado y la construcción del FFG(X)”, aseguró al medio el vicepresidente de Sistemas Navales del Lockheed Martin, Joe DePietro. A pesar de esto, la compañía aseguró que continuará llevando a cabo contratos como hasta ahora, afirmando que esta decisión se basa únicamente en la cantidad de operaciones que realizará a mayores en el propio proyecto.Sin embargo, tanto este medio como el americano “Defense News” o el griego “Defense Point” señalan que fuentes de la propia corporación expresaron su preocupación a los oficiales de la Armada estadounidense de que el diseño “Freedom-class LCS” con el que participaba tendría que ser modificado demasiado para que pudiese acomodar todas las capacidades requeridas.Así, esta noticia resulta alentadora para Navantia, pues a pesar de no fabricar los buques y limitarse únicamente al diseño de los mismos, no deberá competir con la que era, según afirmaron en enero fuentes próximas al concurso, la propuesta favorita.

Duro golpe para Fincatieri

El auténtico afectado por esta decisión, no obstante, es el contratista italiano Fincatieri, que participaba en el concurso desde dos frentes: con Lockheed Martin como dueño de las instalaciones de Marinette Marine de Wisconsin, donde se fabricarían los barcos; y por su propia cuenta como diseñador y constructor, usando como base su modelo Fremm –Fregata Europea Multi-Misione– y la factoría antes mencionada.

Irónicamente, el hecho de tener sus propias instalaciones en suelo norteamericano ha permitido a la firma italiana encontrar un agujero en la legislación del país para poder incurrir como constructor –cosa imposible en la actualidad para Navantia, que en su caso opera a través de General Dynamics Bath Ironworks–, aunque la decisión de Lockheed Martin reducen notablemente sus posibilidades de acceder al contrato. Por último cabe recordar que la italiana se descolgó la semana pasada del concurso FFS para Gran Bretaña en el que también participa Navantia.

 

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn


X