Hemeroteca de prensa

La viguesa Hermasa fabricará la primera empacadora inteligente de atún del mundo

[Vía Faro de Vigo]

Permitirá ahorrar costes de producción a las conserveras y optimizar el peso de las latas

Los principales líderes mundiales en fabricación de equipos para las conserveras son Estados Unidos y España. Y, más concretamente, Vigo. Hermasa, situada en el Parque Tecnolóxico e Loxístico de Valladares, se codea con el gigante americano en maquinaria para una industria en la que Galicia también es líder. Su principal referente es la Tunipack, una empacadora de atún única de la que venden una media de 20 unidades al año y, de la que dicen, “está en casi todas las grandes conserveras del mundo”. Ahora, la firma viguesa dará una nueva vuelta de tuerca a su sistema con la fabricación de la primera empacadora inteligente de atún del mundo, con la que las conservas ahorrarán costes de producción gracias a la aplicación de visión artificial y otros sistemas como machine learning (aprendizaje automático) o el big data.

El proyecto cuenta con la colaboración de una start-up de Padrón, Triple Alfa, y está bautizado como Smart Tunipack. El nuevo sistema será capaz de autoajustarse cuando sea necesario en función de la calidad de las piezas que está tratando para conseguir el mejor resultado y optimizar el peso de cada lata.

“Un gramo arriba o abajo marca mucho la diferencia para una conservera”, explica el director general de Hermasa, Pablo Rodríguez, que recuerda que esta nueva máquina “es algo que nadie ha hecho o hace en estos momentos”.

El responsable de la firma explica a FARO que este nuevo proyecto supone “una apuesta” por un producto que no existe en el mercado y que esperan tener listo “a finales del año que viene”. “Estamos convencidos de su éxito porque sabemos que es algo que necesita el mercado”, informa.

Pedidos

Por otro lado, Hermasa continúa con los pedidos habituales para conserveras de todo el mundo. En la actualidad están realizando sus primeros encargos para Finlandia (para trabajar con dorada) y Yemen, además de otro para una factoría de Argelia (estos dos, ambos de atún). El montante total de estos contratos asciende a unos 7 millones de euros.

La empresa cuenta con una plantilla de 56 personas y se centra en el diseño y montaje de las máquinas desde su planta Valladares. El año pasado cerró con una facturación de 11 millones de euros (un 10% más que en 2017) y el objetivo que se marcan para este curso es el alcanzar al menos los 12 millones.

Según explica Rodríguez, “la empresa lleva desde 2014 duplicando la facturación”, para lo que la Tunipack ha ejercido de “producto estrella”. “Ahora buscamos estabilizarnos”, concretó el director general de la firma, cuyo consejo de administración preside Sara Rodríguez.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn


X