Hemeroteca de prensa

Galicia reduce a mínimos históricos su brecha salarial frente al resto de España

La Opinión A Coruña

 

Los trabajadores gallegos ganan un 8,7% menos que la media n En 2015 era un 11,5% inferior n El incremento de los sueldos, insuficiente para mantener el poder de compra

El mercado laboral gallego vivió durante años instalado en una paradoja. Pese a mantener a raya sus tasas de paro por debajo de la media estatal, los salarios de la comunidad se veían condenados a compartir los puestos de cola, junto a aquellas autonomías en las que más se agudiza el drama del desempleo. Sin embargo, algo está cambiando en los últimos tiempos. Así lo certifican los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que revelan que los salarios gallegos se acercan más que nunca a la ansiada convergencia con la media estatal.

Los trabajadores gallegos cobran ahora una media de 1.651,6 euros al mes, 157 menos que la media española, que ascendía a los 1.809,1 euros en el tercer trimestre de 2017, el último dato disponible. Se trata de la menor diferencia salarial a uno y otro lado de Os Ancares de toda la serie histórica, que arranca en el año 2008.

Son dos los factores que están posibilitando este acercamiento. Por un lado, el alza salarial en Galicia (del 1,7% en el último año), en el que la construcción (+3,8%) y el sector servicios (+1,7%) toman el relevo de las subidas en la industria, que se moderan al 0,7%. Por otro, el estancamiento en el resto de España, en donde suben un tímido 0,3%.

El proceso de igualación salarial frente al resto del Estado viene de largo, pero se ha acelerado en los últimos tiempos. Hace apenas dos años la brecha de sueldos era 50 euros superior: de 208 euros al mes. Si por aquel entonces los ingresos de los gallegos se descolgaban un 11,5% del resto de España, ahora se quedan un 8,7% por debajo.

Estos dos diferentes ritmos de recuperación de los salarios rescatan a Galicia del furgón de cola en el apartado salarial. En apenas doce meses, la comunidad ha escalado cuatro posiciones y ha pasado de ser la quinta que peor remuneraba a sus trabajadores a convertirse en la novena con mejores salarios. El asalto a las posiciones de cabeza resulta algo más complicado. Los 2.200 euros al mes que se cobran de media en el País Vasco o los 2.142 en Madrid rebasan en más de 490 euros lo percibido por los asalariados gallegos.

De cara a 2018 las perspectivas de las propias empresas apuntan a que las subidas de Galicia se propagarán por el resto del Estado. Según un estudio de Grant Thornton, el 77% de las empresas consultadas prevé alzas salariales este año y, por el contrario, el porcentaje de aquellas que cuentan con aumentar su plantilla cae 13 puntos en relación con el año pasado, hasta el 23%.

Pierden poder adquisitivo

La mejora de la productividad en Galicia, unido al tirón exportador han empujado los salarios en Galicia con más fuerza que en el resto de España durante la última década. Desde 2008, ejercicio en el que estalló la crisis económica, los salarios de los trabajadores gallegos subieron un 8,1%, frente al 5% en el conjunto de España.

Sin embargo, la subida queda en papel mojado cuando se incluye un coste de la vida que sube el doble de rápido. Y es que los incrementos de sueldos, además de ligeros, han sido insuficientes para preservar el poder adquisitivo. Los precios escalan un 14,2% de media en la última década en la comunidad, lo que disminuye la capacidad de compra seis puntos.

 

Compartir

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn


X