Hemeroteca de prensa

Galicia es la segunda comunidad donde el capital riesgo dedica menor inversión por empresa

Faro de Vigo

 

Las compras se realizaron a un precio medio de 505.000 euros en 2017

Controlan una cartera de 629 millones en la comunidad

Galicia es tierra de minifundismo. Algo que se hace notar solo en las dimensiones de las explotaciones agrícolas, pero también sobre un ecosistema empresarial dominado por unas pymes que representan el 99,9% del total y que son precisamente las que más atención acapararon de los fondos de capital riesgo el año pasado.Cada cuatro días se cerró la compra de alguna empresa gallega a lo largo del 2017, lo que encumbró a Galicia como la tercera comunidad con más operaciones de este tipo (85, solo superada por las 148 de Madrid y las 213 de Cataluña), pero por tratarse en su mayoría de pymes y startups, hay que descender hasta la décima posición para encontrar a la comunidad en el ránking de dinero movido con estas inversiones.

Las firmas de capital riesgo engulleron 85 empresas gallegas, pero a bocados más pequeños. Destinaron a estas inversiones 43 millones de euros. Solo para adquirir 148 firmas de la Comunidad de Madrid (algo menos del doble) tuvieron que destinar casi 60 veces más recursos: 2.457,1 millones de euros, según los datos de la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (Ascri). A diferencia de otros años, en el que los fondos de capital riesgo echaron el guante a gigantes en la industria gallega como Iberconsa (comprada por Portobello, que ahora prepara su salida, en diciembre de 2015) o Cupa (adquirida por Carlyle en octubre de 2016), en 2017 decidieron virar su mirada hacia las startups gallegas. 55 de ellas fueron adquiridas por estas firmas de inversión el año pasado.

El papel protagonista de estas empresas de raíz tecnológica de pequeño tamaño provoca que la inversión movilizada por los fondos para la compra de firmas gallegas en 2017 se redujese hasta los 505.000 euros. Una cifra que solo supera a los 206.000 euros que se registraron en País Vasco y que contrastan con los 28 millones de Murcia o los 16,6 millones de Madrid.

La inversión en empresas más pequeñas y la ausencia de una macrooperación como la de Cupa Group en 2016 (se cerró por 170 millones de euros), provocó que las inversiones canalizadas por Galicia retrocediesen en 2017 hasta suponer apenas una sexta parte de las de 2016 (267,1 millones de euros).

Este menor volumen de operaciones, unido a que los fondos replegaron velas en Galicia con desinversiones por 90 millones, provocaron que el peso de esta industria sobre la empresa gallega haya caído un 6,6%. Los fondos de capital riesgo mantienen ahora su presencia en la comunidad a través de 286 empresas por las que desembolsaron 629 millones de euros. Es la sexta comunidad con la cartera de inversiones más abultada, tras Madrid, Cataluña, Baleares, País Vasco y Comunidad Valenciana.

Los fondos de inversión están presentes en Galicia en sectores como la automoción (GKN es propiedad ahora de Melrose y Borgwarner, de Vanguard y BlackRock) o en el sector conservero (el fabricante de envases Mivisa fue comprado por Crown Holdings y Albo, por Shanghai Kaichuang, controlada por el fondo público del Gobierno de Shanghái). El propio Portobello completa su presencia en la comunidad con la cadena de gimnasios Sidecu, mientras Carlyle puja con Permira por la compra de Bimba & Lola.

 

Compartir

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn


X