Hemeroteca de prensa

Galicia bate el récord de exportación por tercer año con el tirón del textil y del naval

Faro de Vigo

 

Las ventas al exterior, sobre todo en Latinoamérica, crecieron un 8,2% en 2017 y aportaron 21.676 millones 

La mitad del alza en importaciones se debe a la escalada en carburantes

El mercado exterior se consolida como uno de los motores de la actividad económica en Galicia. El tirón de sectores como el textil y el naval, unido al despegue de los países de América Latina, que encuentran en Galicia su primera estación en suelo europeo, impulsaron las exportaciones de la comunidad a máximos históricos. Por segunda vez en la historia se auparon por encima de la barrera de los 20.000 millones de euros, después cerrar 2017 con un nuevo crecimiento del 8,2%, hasta los 21.966 millones.

El estallido de la crisis y la caída de la demanda interna obligó a las empresas gallegas a buscar nuevas fuentes de ingresos fuera de sus fronteras. Esta estrategia, lejos de detenerse con la recuperación económica, se refuerza. En tan solo ocho años, Galicia ha logrado elevar sus ventas al exterior en un 55,3% desde los 13.957 millones de euros que se marcaban por entonces, según los datos que hizo públicos ayer el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

La escalada que protagonizan las exportaciones en los últimos años encontraron un nuevo estímulo en 2017 de la mano de tres sectores que brillan con luz propia. Se trata del textil, que ya aglutina el 26,6% del comercio exterior gallego y del naval, que crece un 70%, hasta los 468 millones, al tiempo que engorda su cartera de pedidos hasta los 37 contratos. A ellos se sumó la buena marcha de las exportaciones pesqueras, que marcaron un nuevo récord tras pulverizar el techo de los 2.000 millones de euros por primera vez en su historia, tal y como avanzó FARO. Se dispararon un 14,2%, hasta los 2.127 millones de euros, la mayor cifra de toda la historia. Estos tres sectores tomaron el relevo de la automoción que cayeron un 7,8%, hasta los 4.882 millones de euros, en vísperas del K9.

Además de la pujanza de estos sectores, las exportaciones gallegas se vieron impulsadas por la reactivación del mercado latinoamericano, que se acerca a sus niveles del año 2013, antes de que las turbulencias políticas y el desplome del petróleo activasen el freno de marcha en su economía.Las ventas al continente se dispararon un 19,8% el año pasado gracias al tirón argentino, que duplica sus compras en solo un año (199 millones de euros) , y del resto de países de la zona euro, que, tras dar carpetazo a la crisis económica, elevan un 8,3% sus compras de productos gallegos.

La buena marcha de estas economías ha permitido esquivar el parón de otras áreas como China, que redujo un 11% sus compras de productos gallegos, o Reino Unido, que hace lo propio en un 9,8% como consecuencia del debilitamiento de la libra tras el sí al Brexit.

La balanza comercial

El fuerte avance de las exportaciones en España (crecieron un 8,9%, hasta los 277.125 millones de euros) no fue suficiente para mejorar su balanza comercial -la diferencia entre lo que se vende al exterior y lo que se compra-. Las importaciones se dispararon un 10,5% en España y el déficit comercial se ensanchó de los 18.760 a los 24.744 millones de euros.

La razón se encuentra en el encarecimiento de la factura energética por el repunte del precio del petróleo (el barril de Brent arrancó el año en los 57 dólares y lo terminó en los 67) y por la mayor demanda de gas para tomar el relevo de unas energías renovables al ralentí en la generación eléctrica por las bajas precipitaciones.

Sin embargo, Galicia resistió al encarecimiento de la factura energética y se coló entre las seis comunidades que ha logrado mejorar su saldo comercial. Las exportaciones superaron en 4.535 millones de euros a las importaciones, frente a los 4.455 millones del 2016. Tan solo País Vasco, con 5.219 millones de euros de superávit comercial supera a Galicia, que está escoltada en el podio por Navarra (3.641 millones de euros). Si se ajustan las cifras al tamaño de la economía (el PIB), Galicia supera a País Vasco (un 7,4%, frente a un 7,3%) y se sitúa solo por detrás del 18,2% de Navarra.

La comunidad gallega logró mejorar su posición en el mercado exterior pese a enfrentarse a un fuerte encarecimiento de la factura energética. De los 1.714 millones de euros adicionales que se dedicaron el año pasado a las importaciones, la mitad (876 millones) se debió exclusivamente a la compra de unos combustibles más caros.

Compartir

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn


X