El nanosatélite vigués, listo para las pruebas finales del FireRS

 en Noticia de portada, Noticias
[Vía Atlántico]

El Lume-1 realizará una demostración con los sensores terrestres a finales de este mes

El nanosatélite vigués Lume-1 cumplió ya 100 días en el espacio después de su lanzamiento el pasado 27 de diciembre desde Siberia. En este tiempo, la creación de la Agrupación Aeroespacial de la Universidad de Vigo orbitó 1.560 veces sobre la Tierra, 396 de ellas aproximadamente sobre Vigo –de las cuales la mitad fueron por el día–. El investigador principal del proyecto, Fernando Aguado, explicó que el estado del satélite es «muy bueno y está yendo todo según lo que se esperaba». De hecho, acaba de finalizar la fase de ‘commissioning’ y el Lume-1 «está en operación nominal y se encuentra listo para realizar las pruebas del sistema completo».

Sobre este ‘cubesat’ se basa el proyecto FireRS de lucha contra los incendios forestales, financiado por la Unión Europea con más de dos millones de euros y en el que además de la Universidad de Vigo participan la Universidade de Oporto y el CNRS francés. La misión del Lume-1 es dar soporte de comunicación bidireccional a sensores de tierra que detectan fuego, desarrollados por el grupo CIMA de la Universidad de Vigo, así como proveer una conexión con los aviones no tripulados (UAV) diseñados en la Facultad de Ingeniería de la Universidade de Oporto. Esto permitirá, en una siguiente fase que ya no forma parte del proyecto FireRS, que una red de sensores instalados en tierra detecten el comienzo de un fuego en un radio de hasta dos kilómetros de cada sensor y enviará esa información al satélite Lume-1 que, automáticamente lo notifica al centro de control de incendios –donde estos datos se actualizan con información sobre la evolución previsible de las llamas–. Como detalló Fernando Aguado, el desarrollo del proyecto «está finalizado y convalidado con pruebas con un incendio real que se realizaron de forma aislada en diciembre en Silleda con los detectores de fuego realizados por CIMA». Hace poco más de una semana se realizó «la integración final con terminales que se comunicarán con el satélite, aunque ya se realizaron pruebas con prototipos y simuladores». El siguiente test está previsto para finales de este mes, con una sesión de demostración con fuego simulado y, si el tiempo lo permite, también con fuego real, para poder probar los sensores y el satélite. En mayo habrá otro test en Oporto en el que se implicarán vehículos aéreos no tripulados y el satélite.

En estos tres meses con el Lume-1 en órbita, los investigadores de la Agrupación Aeroespacial de la Universidad de Vigo tan sólo detectaron un incidente: la presencia de fuertes interferencias sobre Europa.

Contacte con nosotros

Para cualquier duda o consulta, rellene este formulario y le contestaremos s tan pronto como sea posible.

Escriba el término y pulse enter

X